Descubrí qué no puede faltar en tu placard milonguero

Si hablamos de bailar tango, uno de los temas más recurrentes es el de la vestimenta; es tan importante, que, si estamos incómodas, puede que no queramos salir a milonguear.

Leé este artículo para que no tengas esa duda y que tu placard milonguero esté listo para cuando salgas a brillar.

Que siempre nos queremos ver bellas y estar cómodas es una realidad; que el vestido no se nos suba, que nos marque la silueta, que no se nos enganche, etc… Sin embargo, hay días (¿a quién no le pasó?) en los que, por ejemplo, una está más hinchada, y el vestido que siempre usamos nos queda muy apretado. Casos como estos hay cientos, y fue hablando con una alumna que decidí escribir sobre este tema, para que ya no te preocupe tanto.

Hoy te quiero compartir esta historia que me resultó interesante, y explica un poco cómo llegué a este consejito.

El vestido negro

A principios del S. XX, el color negro era el principal en la vestimenta de los sirvientes por una simple razón: resultaba muy fácil lavarlo. Por otro lado, las mujeres de clase alta vestían de color blanco o tonos claros, los cuales eran mucho más difíciles de mantener. En ese entonces, ellas vivían más quietas…

Luego de la segunda Guerra Mundial, el negro fue (y sigue siendo para muchas sociedades actuales) sinónimo de luto. A medida que la mujer logró ser más independiente, comenzaron a, entre otras cosas, vestir de manera más simple y funcional, preservando ante todo la comodidad. Fue en ese momento en el que el negro comenzó a ganar terreno, inicialmente, en secreto. 

Con el paso del tiempo, Coco Chanel diseñó un vestido inspirado en el traje de hombre, sin demasiados adornos; una vestimenta que permitía mayor movilidad pero sin perder la elegancia.  ¿Lo importante? Era de color negro, para que se pudiese usar en diferentes ocasiones.

En ese entonces, Chanel no sabía que estaba creando una de las prendas básicas de la vestimenta femenina, y que más de 90 años después seguiría estando tan o aún más vigente que en ese entonces. ¿Dónde radica su poder? Simple: es muy fácil de combinar.

Es por eso que el vestido negro es una prenda infaltable en cualquier placard, y más en el de una milonguera. Dicen los grandes diseñadores que hay que tener 2: uno de media estación y otro de verano, porque te salvan siempre.

Razones por las que el negro nunca pasa de moda y menos para milonguear.

¿Sabías que el negro no es un color?, es la ausencia del mismo.

  1. Es una opción segura y acertada para lucir elegante.
  2. Lo podés usar en cualquier momento y a cualquier edad.
  3. Inspira seguridad y confianza.
  4. Es sensual.
  5. Mejora y estiliza tu figura.
  6. Es fácil de combinar.
  7. Queda bien con todos los tonos de piel.
  8. Es un clásico irresistible.
  9. Lo podés usar muchas veces y nadie lo notará.
  10. Lo podés combinar con diferentes accesorios, texturas, colores consiguiendo looks diferentes cada vez.

Si estás apurada y no sabés qué ponerte, tené cerca un vestido negro. Te aseguro que no te va a defraudar, y acordate: cambiando de accesorios, combinando texturas y colores, nadie notará que estás repitiendo prenda.

En mi caso en particular, que estoy bastante tiempo de gira, tengo que simplificar mi valija, y el negro y su versatilidad no faltan nunca.

Que la vestimenta no sea una preocupación; un vestido negro a mano siempre viene bien.

Concentrate en disfrutar de la milonga y de lucir tu baile.

“Con un pequeño vestido negro, jamás se puede ir demasiado arreglada, ni demasiado informal”

Karl Lagerfeld.

Contame vos, ¿cuál es la prenda que te salva siempre?

10 comentarios
  1. Venceslava
    Venceslava Dice:

    Ah, la «petite noire» !!!! Si si si si si !!! Clasica y nunca pasada de moda 🙂 !!! El salvidadas en todas las ocasiones!

    Responder
    • tangocen
      tangocen Dice:

      Venceslava ! , cómo estás ? , viste , a mi me encantan los colores y soy bastante de los brillos. Pero el negro me salva siempre jeee. y me gustó compartir esta historia , besotes

      Responder
  2. Nelida Fany Algañaraz
    Nelida Fany Algañaraz Dice:

    Tengo vestidos de terciopelo o similar y se me suben mucho, como puedo solucionar esto? Con algún forro y de que tela?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Venceslava Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés participar de mi nuevo seminario gratuito online?

Te enseño uno de los adornos más famosos de la historia del tango. Completá tus datos en el formulario y recibirás el link especial en tu email.

¿Querés participar de mi nuevo seminario gratuito online?

Te enseño uno de los adornos más famosos de la historia del tango. Completá tus datos en el formulario y recibirás el link especial en tu email.