El Tacón y las Emociones

Un gran porcentaje de mujeres en la niñez amábamos jugar con los zapatos de tacón de nuestras madres, abuelas, tías o tal vez hermanas mayores, revolviendo los placares imitando ser adultas.

Nos veíamos grandes, altas, poderosas, sin miedos, sin prejuicios.

Sentíamos que todo estaba a nuestro alcance y podíamos comernos al mundo.

La curiosidad y la inocencia nos incitaba a investigar y descubrir sin miedos. Nuestra imaginación no tenía límites.

En la nota del día de hoy te invito a revivir aquellos momentos y recordar ese contacto con los zapatos de tacón en tu niñez.

Yo recuerdo 2 momentos, esperar que me regalaran unos de juguete para navidad o día del niño y jugar con los de mi mamá. Me sentía una princesa.

En la actualidad me lleva a reflexionar el porqué a algunas mujeres les da miedo y/o inseguridad usarlos a la hora de milonguear o practicar.

Porqué antes estábamos tan en confianza y seguras, y ahora de adultas le damos tantas vueltas al tacón.

Cuando éramos niñas no teníamos la fuerza muscular, pero sí la fuerza mental, esto nos liberaba y nos hacía sentir que no teníamos fronteras. Y más cuando jugábamos a escondidas. Ja!

Con el correr de los años que adquirimos más experiencia y fuerza, comienzan las dudas y debilidades, llega el famoso síndrome del impostor, del yo no puedo, a mí no me sale, ya soy grande para esto, me caigo. Y entonces aparece la negatividad.

Hoy te quiero compartir mis puntos de vista que te pueden ayudan a recuperar esa confianza y disfrutar del tacón.

Pero primero quiero hacerte 3 preguntas:

Tema Nostalgia

¿Qué era ese sentimiento que te llevaba a querer usas Zapatos altos de niña?

Sería genial que volvieras a recordar ese momento para sentir y revivir esa emoción.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es moññ.jpg

Tema Emoción

¿Qué sensaciones te producía el estar más alta?

Tal vez de poder, grandeza, seguridad. Contanos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es moññ.jpg

Tema Felicidad

¿Qué lograbas jugando con los zapato?

Quizás sueños, mirar las cosas desde más arriba, te sentías adulta, coqueta, elegante, sofisticada. Me gustaría leerte al final de este post.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es moññ.jpg

¿Y qué pasó con el correr del tiempo?… esto lo escucho muy a menudo.

Los zapatos me dan dolor de pies, tengo miedo a la altura, tengo menos balance, me da vértigo, no tengo fuerza, el taco finito me da inseguridad, me tropiezo más fácil.

Pareciera que los zapatos nos dominaran, empezamos a echarle la culpa y realmente nosotras deberíamos controlar al tacón.

Porqué de niña teníamos confianza y ahora nos cuesta tanto.

Hay un punto que se mantiene intacto en el pensamiento de la niñez y la adultez, es que, ¡los zapatos son divinos y elegantes!. Esto no ha cambiado.

Pero ahora de adultas muchas veces dudamos tanto que al final estamos inseguras y nos cuesta pararnos en los zapatos de taco alto.

Me gustaría que retomes los puntos de arriba, del «yo no puedo», del «me da inseguridad», y transformar estos pensamientos en palabras positivas.

Me da postura, elegancia, grandeza, poder, placer, fortaleza, «Yo puedo», «tengo seguridad», «me sale bien», etc.

Te invito a revivir aquellos momentos de tu infancia, si fuiste de jugar con los tacones, para volver a encontrar esa confianza que quedó en el camino.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es moññ.jpg

Tips a tener en cuenta

1 – Si el zapato es viejo:

Tal vez necesiten descansar y/o ser renovados, porque pueden estar vencidos, una restauración o algún mimo le vendrían bien, cambiarles las tapitas, la suela o alguna costura (son tus ruedas al bailar).

2- Si el zapato es nuevo:

Hacete amiga, como siempre digo, ponételos en tu casa, juega como cuando eras niñas y diviértite.

Lograrás sensaciones extraordinarias. No es fácil pero seguro tenés tiempo para reencontrarte con vos misma y tu niñez.

Acá te comparto un tutorial que hice algún tiempo relacionado con puntos a tener en cuenta a la hora de comprar zapatos. No son los únicos consejos, pero me parecieron importantes.

También encontrarás la historia de mis tacones, de cuando empecé a bailar tango.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es moññ.jpg

Ahora esperamos tus tips, comentarios, sugerencias y tu experiencia jugando con los zapatos de tacón cuando eras niña, nos encantará leerte.

Las niñas con sueños se vuelven mujeres con visión.

Y dejo últimas palabritas, era muy común que de niñas imitáramos y jugáramos a ser adultas, ahora que ya somos adultas, juguemos a ser niñas por un instante.

Gracias por leerme. Brillá en baile, brillá en la vida.

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés participar de mi nuevo seminario gratuito online?

Te enseño uno de los adornos más famosos de la historia del tango. Completá tus datos en el formulario y recibirás el link especial en tu email.

¿Querés participar de mi nuevo seminario gratuito online?

Te enseño uno de los adornos más famosos de la historia del tango. Completá tus datos en el formulario y recibirás el link especial en tu email.